El carnet de pasages es un documento que es necesario en algunos países.  Sin él no podrías entrar con tu vehículo en dicho país. El hacerlo es un autentico rollo por las condiciones que lleva.

Es un documento aduanero que garantiza el pago de los aranceles aduaneros en el caso de que el vehículo no sea reexportado.  Es decir que si por ejemplo se te ocurre venderlo, perderías tu dinero porque el vehículo no sale del país.  Así ellos se aseguran de que si quieres venderlo, pagarás con creces el dinero que te costaría hacerlo legalmente.

Se utiliza para no tener que pagar en cada uno de estos países a la entrada o hacer un aval bancario en cada país por la importación temporal de tu vehículo.  Además pagando a la entrada, hay ciertos países en los que no tendrás garantía de que al salir te vayan a devolver el dinero.  Y hablamos de mucho dinero.  Aquí el único que lo hace es el RACE.  Para conseguirlo necesitas un aval de por vida a nombre del RACE que luego podrás cancelarlo si devuelves el documento debidamente sellado y en buenas condiciones.  Normalmente el aval tiene que ser por el importe real del valor del vehículo.  Eso quiere decir que si tu vehículo por ejemplo es nuevo y está valorado en 40.000 euros, tendrías que hacer un aval de 40.000euros.  Carísimo y necesitarías una garantía casi como para una hipoteca.  Además este documento es sólo para un año.  Y si no lo devuelves te quedas sin el dinero.  Si se te pierde, te lo roban, se te moja y no se aprecian bien los sellos de entrada y salida de cada país etc,etc, pierdes toda la pasta.  Ultimamente y lo digo porque nosotros lo hicimos así, en vez de tener que hacer un aval, nos permitieron ingresar el importe total en una cuenta del RACE.  Como nuestro vehículo es del año 1996, estaba muy poco valorado por años y en nuestro caso no tubimos que ingresar mucho dinero.

Al entrar en un país en el que sea obligatorio, tienes que sellar una de las hojas, pero este no es el sello importante, el importante es el de salida.  Te devolverán el dinero con sólo el sello de salida pero jamás sólo con el de entrada a un país por mucho que demuestres que el vehículo salió de ese país.  Incluso si les aparcas el vehículo delante de sus oficinas para que lo vean, no te devolverán el dinero y ejecutarán el aval.  Esto se debe según ellos a que el país que no te ha puesto el sello de salida puede reclamar en cualquier momento el dinero y el RACE tendría que pagar incluso con el vehículo delante de sus narices.

Así que hay que tener muchísimo cuidado con este documento y sobre todo con los sellos de salida.  Jamás has de irte de la aduana del país en el que te hayan puesto un sello de entrada sin el sello de salida por mucho que allí mismo te digan lo que te digan.

La necesidad o no de este documento en cada país cambia con el tiempo y a veces en algunos incluso lo puedes necesitar o no según la frontera que utilices o incluso el agente aduanero que te toque.  Conviene informarse de en que parte de tu ruta lo necesitarás porque si no lo llevas habrá países en los que te denieguen la entrada y eso puede ser un fuerte revés en tus planes.

En nuestro caso lo necesitamos por primera vez en Camboya y luego en India.  Sabemos que se necesita también en Nepal, país al que no entramos porque dos días antes de querer hacerlo hubo un gran terremoto con muchísimas victimas.  También hace falta en Pakistán e Irán.