El llevar un vehículo como el nuestro o una autocaravana te permite cocinar y poder comprar los alimentos necesarios para ello durante el viaje sin necesidad de tener que ir continuamente a restaurantes y ahorrar de esta manera mucho dinero.

Es verdad que cada país tiene su tipo de comida y no se puede encontrar de todo en todas partes.  Lo que aquí es común y barato, en otro país puede ser muy complicado o imposible de conseguir o muy caro por ser de importación.

Si te gusta probar cosas diferentes, el viajar es una maravilla, ahora, si eres muy tikis mikis comiendo, puedes tener problemas.

En Asia, normalmente puedes encontrar puestos de comida a precios muy económicos y en la mayoría de los casos no te merece la pena cocinar, cosa que normalmente no ocurre en Europa.

Yo soy de los que va con la mente abierta y me gusta probar absolutamente de todo, disfruto como un enano.

Aquí el mayor problema es con Bianka.  Hay países en los que le gusta la comida y otros no.  Procuramos siempre hacer unas compras para tener los ingredientes suficientes para poder hacer en cualquier momento una sopa, una tortilla o cualquier cosa que les pueda gustar a los niños.

Por otra parte, si viajas directo desde tu casa hasta un país de estos y comes comida callejera, es fácil que los primeros días tengas que sufrir una buena diarrea.  Nosotros, según vamos avanzando, vamos acostumbrando al cuerpo poco a poco a este tipo de comidas, o tipo de virus o como queráis llamarlo y apenas hemos sufrido por ello en todo el viaje.  Estoy seguro de que sin salir de nuestra casa de viaje hubiéramos tenido más problemas de los que hemos tenido.  De hecho, nada más llegar después de 14 meses sin problemas, al de una semana, estubimos en casa sin salir debido a problemas gastrointestinales, por llamarlos de alguna manera, jejeje.

Los puestos callejeros de la india son la pera.  Cogen todo con las manos, te ponen ingredientes con las manos y a la vez te cobran y por supuesto tocan el dinero sin limpiarse etc,etc,  pero eso es así y punto.  Si quieres lo comes y si no quieres no lo comes.  Nosotros hemos comido en cientos y nunca nos ha pasado nada, pero basta que otro coma una sola vez y se vaya por las patas,jejeje.

El agua hay que procurar beberla siempre embotellada.  Nosotros comprábamos botellones de 20 litros y los poníamos en los depósitos de agua potable.  Por otra parte para todo lo demás llenábamos el otro deposito de agua de fuentes o ríos que parecían limpios y les poníamos pastillas potabilizadoras aunque no fuéramos a beber de ella.  De todas formas hemos visto diferentes tipos de filtros que no son caros y que te permiten beber miles y miles de litros de agua de las fuentes, pozos o de la red de agua de cualquier lugar, y sólo con filtrarla.  Hay varios sistemas de filtros muy efectivos de los que si a alguien le interesa podemos entrar a hablar en profundidad.