Una de las preocupaciones en un viaje de estos es el donde pararás a dormir.  En Europa tienes campings por todas partes que te dan seguridad, pero en Asia cambia la cosa.

Nosotros evitamos los campings incluso en Europa sobre todo por el tema de la economía.  Si viajas durante 15 días te puedes permitir vivir tranquilo y estar en un camping o ir cambiando pero si el viaje es largo y tienes que cuidar el bolsillo la cosa cambia, ya que en muchos de ellos tienes que pagar 15, 20 e incluso 30 o más euros por día, !!una pasta!!.

En Europa ya hay países que están hasta las narices de la acampada libre y te multan o te lo ponen muy difícil.  En países como Croacia o Montenegro, si viajas por la costa es dificilísimo encontrar un sitio en el que no tengas que pagar y si lo que buscas tiene que ser junto al mar es algo casi imposible.  Hay muchísimos campings pero hay que pagar.  En estos mismos países, si entras un poco al interior a zonas menos turísticas la cosa cambia y resulta mucho más fácil.

Nosotros procuramos siempre llegar a alguna zona habitada y parar a dormir junto a alguna casa, en algún parking, estación de bomberos, puesto de policías….   Lo interesante es que haya alguien cerca al que poder pedir ayuda en caso de emergencia.

A mí personalmente me gustan también los sitios solitarios como por ejemplo pueden ser los desiertos, pero hay que reconocer que en un momento dado y por supuesto sin conocer la zona, puede llegar a ser peligroso.  Si viajara sólo, me lo podría permitir, pero viajando con mi familia la responsabilidad es diferente.  Esto lo hemos hecho muchas veces pero en tramos en los que nos hemos juntado con al menos otro vehículo y de esta manera la cosa cambia.  Solos procuramos no hacerlo.

Algo importantísimo es el hecho de empezar a buscar un sitio siempre antes de que anochezca.  Hay que encontrar este sitio mientras no haya oscurecido mucho.  Esta claro que alguna vez, por una cosa o por otra, nos pillará el toro, pero muy pocas veces.  La visión de la zona es totalmente diferente y lo que te puede parecer seguro durante el día, por la noche cambia.

Durante los 14 meses durante los que hemos viajado, no hemos pisado un sólo camping.  De vez en cuando hemos dormido en algunos hostales o guest house (como se les llaman en el extranjero), pero siempre por que nos ha apetecido, no por obligación.  El único país en el que hemos estado obligados unas cuantas veces a dormir en hoteles fue en China.  En este país hay que ir con un guía que manda el gobierno para controlarnos y a veces nos obligaban a ello, pero por lo demás nada, incluso en Birmania(Myanmar), país en el que también tienes que ir con un guía del gobierno, nos dejaban dormir en la calle.

Al final con un poco de paciencia siempre acabas buscando un sitio para dormir y en todo el viaje no hemos tenido problemas importantes.

Esta claro que siempre es más difícil encontrar sitio en el centro de una ciudad y hay que evitarlo en lo posible.