Los preparativos para un  viaje como pueda ser el nuestro de 14 meses, puede parecer que sean complicados.  Nada más lejos de la realidad.

Realmente lo que más nos cuesta es despegarnos de nuestra vida, trabajo, hipoteca, familia etc.  Para ello lo primero y más importante es que tiene que llegar el día en que nuestra idea se convierte en proyecto y le ponemos fecha de salida.  No importa si es dentro de dos meses o un año, pero fecha.  a partir de esto comienzan los preparativos.

En nuestro caso empiezan los preparativos del toyota, información sobre los estudios de Bianka que en este momento tiene 8 añitos, vacunas, visados…

Ya al final, aunque tienes una lista gigante de cosas que se supone necesitareis, hay que reducirla y mucho.  El problema es que queremos cubrirnos tanto y llevar tantas cosas que ni nos caben.

Primero vas preparando todo lo que crees indispensable y ves que es mucho.  Reduces y reduces hasta que ya piensas que no se puede prescindir de nada más de lo que te querías  llevar.  Al final de una manera o otra, consigues meter lo que entra y punto.  Cajones armarios y todo a tope.

Con el paso del tiempo te vas dando cuenta de que sólo usas el 25% de lo que llevas y te desprendes durante el camino que muchas cosas que en un principio creías indispensables.

Imaginaros la gente que viaja en bicicleta durante largos periodos de tiempo y se arreglan con el poco espacio que tienen.  Y eso que llevan tienda de campaña equipamiento para cocinar, ropa de lluvia etc,etc.

Nosotros como llevamos más espacio pues venga!!, a meter cosas.  Con el tiempo se aprende a llevar lo necesario y es bien poco, de verdad!!