Somos una familia formada por tres miembros, Nina, Bianka y Jon.

Nina es la madre, Bianka es la hija que cuando comenzamos el viaje tenía 8 años y yo,el padre y el que les ha liado a las dos para esta aventura.

Mi sueño desde hace mucho tiempo, era poder viajar por el mundo durante un largo periodo de tiempo conociendo diferentes países, culturas e incluso encontrar el sitio perfecto para quedarme a vivir al menos por una larga temporada, en definitiva, explorar el mundo.

Más tarde apareció mi mujer y luego la niña.  La mayoría de la gente tiene sueños de este tipo pero cuando llega el primer hijo se autoconvencen de que ya no lo podrán hacer y de que tendrán que esperar a la jubilación para poder hacerlo, cuando los hijos sean mayores.  Siempre hay una excusa para posponer los planes a un futuro que probablemente no llegará nunca.  Siempre habrá alguna excusa que nos lo impida, llegarán los nietos o cualquier otra cosa.

Pues en nuestro caso no ha sido así.  Dándole vueltas al asunto, leyendo blogs, libros, oyendo la radio, etc, decidí que la mejor manera de conocer el mundo era viajando por tierra, y con qué mejor compañía que con la de mi familia.

Ya sólo faltaba lo más difícil, poner una fecha.  La fecha fue finales de junio de 2014, que era cuando Bianka acababa de hacer su segundo curso en el cole.

Me decidí a comprar un toyota antiguo y prepararlo tipo autocaravana, lo cual nos permitiría meternos por muchos sitios por los que una autocaravana normal no podría y con el que pudiéramos vivir muchas aventuras por montañas, desiertos, etc, y encima ahorrar mucho dinero en hoteles y restaurantes.

Por fin llegó la fecha y partimos en lo que en un principio pensábamos que sería una vuelta al mundo durante 14 meses, que era la fecha en la que Bianka empezaría de nuevo después de un año a ir al cole.

Nos fuimos metiendo por Asia central y nos gustó tanto que decidimos gastar los 14 meses recorriendo Asia ya que nos  permitiría hacerlo sin correr demasiado y conociendo mejor cada país que visitáramos.  Fue una buena decisión ya que más tarde nos daríamos cuenta de que ni siquiera es tiempo suficiente para conocer Asia, así que no digo nada para recorrer el mundo entero.

Esperamos que con este blog disfrutéis con nosotros y podáis acompañarnos aunque sea desde el sofá de vuestra casa.