Por fin tras tres meses en Irán conseguimos salir de este maravilloso país con probablemente la gente más hospitalaria del mundo.
Nuestro siguiente destino es Asia central y decidimos adentrarnos en ella a través del complicado Turkmenistán. Complicado por su dura dictadura que conmparan con Corea del Norte. Se dice que es el segundo país más cerrado del mundo tras la citada Corea.
Los visados son muy complicados de conseguir pero no por su tipo de tramitación sino porque es algo parecido a una lotería. Nadie sabe cual es la manera suya de decidir a quién se lo conceden y a quién no. Todo parece ser aleatorio y a veces no se la conceden a todos los miembros de una misma familia o dividen a parejas concediendoselo sólo a uno de los dos.
El visado de turista sólo es posible con suerte y contratando un guía del gobierno que te controle desde tu entrada hasta tu salida del país y por supuesto pagando un dineral. Nosotros pedimos el visado de transito para entrar desde Irán y salir por Kazajstán y la suerte nos sonrió. Tampoco es nada barato y te conceden 5 días para atravesar el país. En la frontera te marcan una ruta de la que no puedes desviarse ni un cm.y te cobran un montón de dinero por todo….por la diferencia de precio del gasoil, ya que allí también es muy barato(0’10€ L) y no quieren que los extranjeros se aprovechen de ello, también te cobran por el seguro y por un montón de cosas más. Nuestra idea era desviarnos de la ruta porque nos hacía mucha ilusión ver el famoso y gigantesco crater llamado pozo de Darvaza o puerta del infierno que está en mitad del desierto y del que sale un montón de gas y lleva ardiendo contra todo pronostico más de 45 años.
Efectivamente nos la íbamos a jugar hasta que en la aduana nos pusieron un gps para tenernos controlados en todo momento y para que si nos desviaramos detenernos y mandarnos s prisión. Encima de la desilusión que nos hizo, manda huevos que también nos cobraran por el alquiler del dichoso aparatito.
Superado esto empezamos a recorrer el país y lo primero que vimos ya que estaba en nuestra ruta, fue su capital Asgabat. Increible!! Derroche total de dinero, que lo tienen y mucho, deben de tener la cuarta reserva de gas más grande del mundo…pues bien!! Majestuosos edificios de marmol blanco por todas partes que contrastan mucho con el resto del país. Limpieza absoluta por todas partes y lujo a saco.
En la capital las carreteras son de tres y cuatro carriles en cada sentido y curiosamente con poquísimo tráfico, totalmente sobredimensionado.
Continuamos de transito por el país, paramos a buscar sitio por un pequeño pueblito, nos llama la atención la exposición de antenas parabólicas de todo tipo de formas y tamaños que inundan sus calles. En pocos minutos nos aparece la policía secreta y empiezan a mirarnos todas las fotos y vídeos de nuestros teléfonos, ordenador, camaras de fotos, de vídeo etc.etc…borrando todo lo que podíamos tener del país…al final pudimos recuperar algunas de ellas que por supuesto no eran para nada comprometidas para ellos.
Control total en un país en el que no se puede andar con tonterías de ningún tipo.
Puede ser un país muy caro o muy barato y me explico….por el cambio de un dolar a cambio oficial en el banco te dan 3,5 manats, que es su moneda, y por el mismo dolar en el mercado negro te dan 14 manats….increíble pero cierto..tal exagerada diferencia en el cambio puede suponer el que todo sea muy barato o muy caro y en nuestro caso todo fue muy barato,jejeje.
Nuevas experiencias vividas en un país digamosló así “diferente”..

.

La imagen puede contener: interior
La imagen puede contener: personas de pie, cielo y exterior
La imagen puede contener: cielo y exterior